La aventura del pensamiento

Hoy, por fin, me he animado a ir a una exposición, así que he ido a ver La aventura del pensamiento. Se trata de la exposición permanente del Muvim, en la que nos metemos de lleno en la historia del pensamiento desde la Edad Media hasta nuestros días. Los escenarios entre los que transcurre dicha muestra y los guías que nos lo explican hacen que revivamos cada época. Antes que nada os advierto que consiste en un largo texto, carente de fotografías, ya que no estaba permitido hacerlas.

Nos hacen subir al tercer piso, y allí nos sitúan ante una puerta, a cuyo lado encontramos una cuenta atrás, el tiempo que queda para que empiece. Todo da comienzo cuando dicho temporizador se pone en 0, es entonces cuando se abre dicha puerta y aparece un monje con el rostro oculto, nuestro guía. Entramos en un espacio totalmente negro, con algunas paredes que muestran imágenes de las distintas épocas de la historia. De allí, accedemos a un pequeño espacio, que se asemeja a un puente, y al frente del cual se sitúa una pantalla. Empieza hablando del universo, de las preguntas que se han formulado sobre él los grandes ilustrados, de cuyos momentos de lucha nos beneficiamos. Explica como en la Edad Media no había nada fuera de la fe y como en la Ilustración el hombre es la medida de todas las cosas.

Pasamos ahora al lado de las ventanas de un monasterio, entra las que vemos a los monjes realizando sus labores de copistería. Mientras dos de ellos, dialogan sobre cuál es su papel como transmisor del Cristianismo, uno de ellos, Bonifacio, duda que sea bueno copiar manuscritos que contradicen su credo.

Es el momento de avanzar en el tiempo hasta el gran invento de Gutenberg, la imprenta. Dentro de ella nos encontramos, rodeadas de letras de plomo, que se iluminan a ritmo de los golpes o latidos del aparato. Además, bajo nuestros pies hay un cristal soportado por muchos libros. Nos introducimos en un pasillo con estrellas en las paredes, hasta llegar a una sala donde se habla de la concepción del universo y de nuestro planeta, de la gran labor realizada por Copernico y Keppler. Ahora subimos a una sala en la que nos metemos entre los engranajes de un reloj, mientras se nos habla de la aportación de Descartes y Galileo. Bajamos a un espacio cuyo único elemento es una puerta, por la que aparece una muchacha con ropajes más modernos, antes de ello nos explican la evolución de la sociedad hasta llegar al Homocentrismo.

Es hora de llegar a la Ilustración, entrando en una sala con viviendas de la época entre las que podemos ver la vida diaria de la época, mientras nos explican los grandes acontecimientos, pero también en unas pantallas nos muestran la esclavitud y la aparición de la guillotina. Toca descansar en el salón, rodeados de grandes obras de Gainsborough, Canaletto, Hogart, Perroneau, y cómo no, El Columpio de Fragonard. Entramos en un oscuro lugar donde se nos habla de la situación de Europa durante el imperio de Napoleón, es entonces cuando aparece nuestro último guía, un médico de color, quien nos cuenta los grandes acontecimiento de la ciencia y nos dirige a un espacio lleno de televisiones esparcidas que palpitan al ritmo de un corazón y muestran imágenes de grandes hecho de la historia, tanto buenos como malos. Finalmente, llegamos a una sala con un proyector con muchas imágenes y que nos esplica quién es el ser humano. Somos los humanos quienes continuamos nuestro viaje por el universo a bordo de este planeta.

Siento el exceso de texto, pero considero que la única forma de contaros mi experiencia es a través de la descripción de cada uno de los espacios. Y para finalizar, os recomiendo esta visita por sus conseguidos efectos y por la sorpresa que provocan, esta es una muestra de cómo los avances técnicos pueden facilitar la comprensión de la historia anterior.

Regala memoria

Hace unos días mientras hacía zapping encontré un reportaje sobre iniciativas de apoyo a los enfermos de Alzheimer. Entre todos estos proyectos destacaría el que se llevó a cabo en 2009 por parte de la asociación Afal contigo.

Regala memoria 2

Esta idea pretende mostrar a la gente cómo se siente quien padece dicha enfermedad. Son abordados por la calle por alguien que afirma reconocerles, y a quien, por supuesto, ellos no conocen; después se les entregaba una tarjeta que rezaba Así se siente una persona con alzheimer, ayúdanos a vencerlo.

Regala memoria 1

Además, se pusieron a la venta unas pulseras azules con el lema 1Gb de Recuerdo, que integra una memoria USB de 1Gb. Con ello se pretendía recaudar fondos destinados a luchar contra la enfermedad.

Regala memoria

Aquí dejo el vídeo para que podáis ver como llevaron a cabo la iniciativa.

 

Todas estas iniciativas son de gran valor, en un país en que unas 800.000 personas sufren la enfermedad. El objetivo principal es concienciar al ciudadano sobre su impacto sobre el enfermo, y no dejar que se olvide, ya que parece que ciertas ayudas sólo se dan cuando afectan de forma directa a personas más influyentes. Esta entrada está directamente relacionada con la de la exposición de Paco Roca, quien dedica una de sus obras a los que padecen Alzheimer.

El sexismo en la publicidad

No nos podemos librar de la publicidad, allá donde vamos invade nuestra vida, por tanto, va calando en nosotros sin advertirlo y refuerza nuestros estereotipos o tópicos. ¡Tenemos publicidad hasta en la sopa! Es por ello que se está intentando eliminar el sexismo en la publicidad, aunque muchas veces no se ha conseguido.

publicidad-hasta-en-la-sopa

 

Primero que nada debemos conocer el término sexismo. Un anuncio puede considerarse sexista cuando se muestra de manera estereotipada tanto a hombres como a mujeres, es decir, cuando puedan alimentarse los tópicos relacionados con el género.  En lo referente al sexo femenino, hay dos grandes tendencias en publicidad, su uso como amas de casa y su uso como objetos de deseo.

0

3

 

En cuanto a lo que el primer grupo se refiere es a su uso en la promoción de productos del hogar, o normalmente destinados a este género. Sin embargo, es cada vez más usual ver hombres en este tipo de publicidad. Otra forma de restringir la figura de la mujer al ámbito doméstico es su poca aparición en la publicidad empresarial.

1 2

4

Como hemos dicho, otro caso es el uso de la mujer como un objeto sexual. En estos anuncios se excluye a la mujer como posible usuaria del producto, por tanto, el mercado de dicho elemento queda reducido al campo masculino.

5 6

 

En este anuncio ¡lo tiene todo! Aparece la mujer como un objeto sexual, y como alguien que se dedica a la casa.

1111

 

No sólo se ha tratado a la mujer de estas formas, sino que, por desgracia, se ha mostrado a la mujer como carente de inteligencia. Parece ser que algunos han pensado que las mujeres no podían conducir un coche normal. Por suerte, este es un anuncio de la década de los 70.

conducción

 

Algo que es difícil de ocultar es la presencia masculina en algunos anuncios como objetos de deseo, ya que no debemos olvidar que, aunque en menor medida, también sufren la publicidad sexista.

11829 33333 dolceygabana2010

¡Sorpresa!

Imagen

¡Sorpresa!

Esto es lo que gritó mi novio cuando llegamos. Me había llevado al Santuario de Santa María de Lluch, en Alzira. Era una historia muy larga…

Todo empezó hace unos dos años. Estábamos sentados en un parque a las afueras del pueblo cuando me señaló aquel punto de luz en el cielo oscuro. Sabíamos que se trataba de algún lugar situado por la zona de Alzira y pensamos que teníamos que ir algún día. Nuestros planes de domingo solían girar entorno a aquel secreto lugar, y muchos fueron los intentos de llegar, pero nunca conseguíamos saber dónde se encontraba exactamente. Así que después de tantos fracasos dejamos su contemplación a las noches en aquel frío parque, recordando nuestras tardes como aventureros.

Pasó mucho tiempo, y llegó el pasado sábado 1 de diciembre. Habíamos quedado para ir de compras a Alzira, así que con la escusa de llegar antes al centro comercial se metió por un empinado camino. Yo extrañada le preguntaba quien le había enseñado tal camino, y él atribuía la novedad a su padre. Pero pasamos ante una indicación, y yo, que ya me olía algo, empecé a preguntarle si me iba a llevar ahí, a lo que él contestó con numerosas negaciones. Sin embargo, después de subir la carretera que bordeaba aquel lugar llegamos ante aquella tremenda edificación, algo que sin duda confirmó mis sospechas.

Aquel santuario brillaba por si mismo, y, destacado entre aquellos árboles, parecía acariciar el cielo. La sensación de llegar allí sin esperarlo, de haber conquistado por fin aquel lugar no la olvidaré nunca.

Tampoco hay que olvidar que las grandes sorpresas se dan en grandes lugares, y, cómo no, en gran compañía.

Sentarse es más que un placer

A veces, sentarse es algo más que apoyar el trasero sobre una superficie para descansar. Durante la historia, se han creado sillas, que además de asientos se han concebido como obras de arte. Algunos de los grandes arquitectos modernos ampliaron su creatividad a todos los elementos que contenía su arquitectura, es decir, diseñaban desde la estructura hasta los muebles. Incluso en algún caso hasta los cubiertos, como hizo Arne Jacobsen en 1957 con la cubertería del hotel SAS.

La silla Roja y Azul es un diseño de Gerrit Rietveld del 1917, y aunque recibe este nombre en su inicio recibió un acabado natural. Más tarde al relacionarse con los artistas De Stijl, fue pintada con sus colores primarios; sin embargo, volvió a cambiar su pintura adaptándola a los colores utilizados por Piet Mondrian en sus obras. Por su simplificación y su cromatismo nos recuerda a la Composición en amarillo, azul y rojo. Este mueble lo conocemos por su presencia en la famosa casa Schröder.

Image

La silla Cantiliever es un moderno modelo de silla que patentó Mies Van der Rohe en 1927, pero cuyo primer diseño se le atribuye a Mart Stam. La innovadora estructura tubular es de acero cromado, con dos únicas patas conectadas entre sí, soporta el asiento tapizado en cuero.

Image

La silla giratoria Swivel Armchair (LC7) es un diseño de Le Corbusier y Charlotte Perriand de 1929, que se presentó en el Salon D’Automne de París. Se inspira en la columna vertebral, para garantizar mayor comodidad. Se trata de una silla convencional con estructura de acero y un asiento y respaldo mullido.

Image

La silla Dining Side Wood (DSW) fue diseñada en 1950 por Charles y Ray Eames con la colaboración de Zenith Plastics, para el concurso Low-Cost Furniture Design del Museo de Arte Moderno de Nueva York. El asiento está formado por fibra de vidrio, apoyado sobre unas patas de nogal con una estructura de acero cromado.

Image

La silla nº7 de Arne Jacobsen fue diseñada en 1955, y aunque fue concebida en aquel tiempo es una silla totalmente actual. El nombre con el que se diseñó es 3107, y sus ventas se dispararon tras la controvertida sesión fotográfica de Christine Keeler.

Image